La fuerza de la verdad

La fuerza de la verdad
La fuerza de la verdad

La verdad es contundente, mudo reflejo de la actividad pacífica, contrastada con los momentos de cambio que ahora vivimos.

Con sólo el ejemplo hasta ahora callado del movimiento del amor, se disuelve todo aquello que aparentemente no lo es. Nunca antes fue tan fácil disolver dificultades, con la potente, abrumadora y contundente fuerza del AMOR.

Momentos de cambio llegan y aquellos que todavía comparten la corriente del miedo y del temor, acallarán sus discursos incoherentes, infructuosos y nada efectivos. Sólo la verdad del AMOR de muchos que lo viven en sus carnes, prevalecerá, frente a las adversidades y calamidades que muchos otros quieren implantar; sin embargo, nada de ello se conseguirá, pues la fuerza y el movimiento del amor, cuando llega cual suave brisa de caramelo dulce, y a todo el mundo le acaricia, ya nadie queda indiferente ante su belleza, fuerza y candor.

Una vez establecido el contacto con la fuerza de la verdad, todo compromiso anterior se desvanece como si nunca anteriormente se hubiera firmado, simplemente se esfuma. La conciencia da paso a la confianza, los pensamientos positivos a desbloqueos emocionales y así llegamos a vivir en la transparencia de la verdad.

De esta forma, muchas situaciones que ahora mismo son portada de diarios y telediarios, quedarán en un segundo plano, faltos de coherencia y de valor, resultando banales, superficiales y sin atractivo de ninguna clase, pues la atracción que ahora mismo experimenta, es meramente una atracción mantenida por la ignorancia, un pulso sobre la sabiduría y la magia del poder y la libertad personal de bienestar.

La verdad es directa, a veces nos implicamos emocionalmente y duele, otras alegra, pero siempre se agradece, pues sin estos momentos de franqueza, no fuéramos capaces de avanzar y de evolucionar.

Muchos piensan en el amor como fuente de inspiración de novelas rosas, mas no es del todo cierto. El amor es quien nos sitúa cara a cara con nosotros mismos, sin nadie más que realice juicios sobre nuestras acciones y pensamientos.

Todos somos capaces de reconocer momentos personales que sanar, pero hay que ser valientes para afrontar situaciones incómodas para nuestro cuerpo y nuestra vida terrenal, sin embargo muy beneficiosas para nuestra vida espiritual. La pregunta sería: ¿Esta situación para qué ha llegado a mi vida? ¿Qué mensaje quiere transmitirme? Y ser así conscientes de la realidad, no huyendo de ella, pues así no hacemos más que posponer y agonizar cada día más.

Vivimos dentro de un gran cambio de conciencia cuya herramienta es el amor.

Ninguna otra fuerza coexiste capaz de hacerle oposición.

De todo lo que ocurre, nada es casual. La magia del corazón, penetra en nuestras conciencias limpiando y barriendo, pensamientos repetitivos de miedo y de frustración, siendo la decepción la semilla de la desconfianza, creyendo que nada tiene sentido, ¿para qué tanto esfuerzo en vano?.

¿Si pudieras pensar por un momento que todo lo que te ocurre es para tu bien personal y el de los demás…?

Seguro surgen movimientos detractores de este pensamiento, pues no somos capaces de pararnos a pensar, sino que la obtusa conclusión a la que podemos llegar es que el otro tiene la culpa de lo que a mí me ocurre… ¡Nada más lejos de la verdad!.

Toda nuestra vida está montada sobre ingredientes personales de experiencias a superar. Renglones escritos como libros llenos de historietas, con una pequeña diferencia, la película es realidad. ¿Y si pudiéramos elegir los actores y actrices, el comienzo y el final? Si lo supiéramos nada iba a funcionar, actuaríamos en base al guion, sabiendo que no es verdad, por lo tanto poco importaría el resultado. Sin en cambio si no conocemos de esta realidad, no nos queda otra que vivir la vida y disfrutarla en plenitud, ya que ninguna información tenemos más.

Las memorias se están activando por eso resulta ahora más fácil hablar, sentir y palpar una nueva realidad, viviendo sobre la base primaria del código genético: EL AMOR.

Una fuerte oleada de cambios, está generando un movimiento natural de acción en la verdad; atrás queda la ignorancia y el desconocimiento de la verdad que nos querían ocultar.

Cuando las libertades personales perseveran, nada ni nadie lo puede parar. El desenfreno de la injusticia en actos intolerantes, pone al descubierto a quienes viven a costa de los demás.

Nunca antes fue tan fácil reconocer las ansias de poder de los unos sobre los otros. Todo aquel acto que asoma del miedo, a la vista de la luz queda, siendo así alumbrado, señalado y pendiente de conversión, pues solamente los actos nacidos desde la energía del amor, superarán las barreras de la justicia de la nueva conciencia.

Responsabilidad de todos es entonces, que las oportunidades de cambio que en cada una de las situaciones cotidianas se nos presentan, reflejen la conciencia de la verdad del amor, abrazando así una nueva oportunidad de evolución.

¿Te unes a la luz del amor y la verdad?, cada vez somos más…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *