La sonrisa del alma, clave para la vida

La sonrisa, es la gran herramienta de que disponemos los seres humanos para lograr la cercanía hacia nosotros mismos y hacia los demás. Nada más sencillo y a su vez, tan sumamente transformador.

Una sonrisa invita, relaja, abre el corazón, muestra nuestro lado más paciente, tierno, y lleno de empatía hacia los demás.

Los niños continuamente sonríen, muestran abiertamente sus emociones, contagian su alegría interior, la esparcen allí por donde caminan, juegan, se divierten y experimentan.

La sonrisa conecta nuestro yo interior con nuestro yo exterior. Nuestro niño/a interior se muestra sin bloqueos, sin prejuicios, abiertos hacia las nuevas experiencias, abiertos a la vida.

La sonrisa es la gran puerta del alma, cuando te permites sonreír, abres tu alma al mundo, tu corazón traspasa fronteras y límites insospechados, haciendo desvanecer cualquier limitación con que te encuentres.

Las personas nos abrimos a la escucha activa, cuando nuestro interior sonríe, cuando nuestra alma se desvela, sin tapujos, sin mediciones.

Por eso para poder escuchar desde el alma y con todos nuestros sentidos activos, necesitamos también sonreír desde el alma.

Incluye en tu día a día la sonrisa, como tu fuente de inspiración, como mecanismo de sanación, como camino hacia un nuevo horizonte personal.

Sonríe desde tu interior, tu fuerza y tu potencial están conectados a la sonrisa, Tu exterior expresa lo que tu interior siente y viceversa. Tu interior recibe lo que del exterior se percibe.

Haz de la sonrisa profunda, tu gran camino interior. Tu gran renovación interna se facilita. Tu evolución positiva comienza. Permítete sonreír. Permítete ser feliz. Permítete ser TÚ.

La sonrisa es el camino hacia tí mismo/a. 

Ana Jesús Murillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *