Los grandes aprendizajes de este momento: El Discernimiento

Discernimiento: ¿Aquello que me conviene para mi evolución personal?

Existen muchas definiciones de discernimiento según sean aspectos intelectuales, emocionales corporales o espirituales… cuando discernimos, realmente lo que estamos haciendo es generar un voto, una elección entre varias.

Ante el discernimiento mental, podemos inclinarnos hacia una determinada respuesta, ahora bien, cuando el discernimiento es realizado desde la conciencia, desde el corazón, resulta a veces diferente y es ahí cuando surgen los conflictos personales.

En numerosas ocasiones, se nos plantean situaciones en las que la elección no resulta tan fácil, es por ello que solemos decir: Si tengo que elegir con la cabeza… elijo A y sin en cambio si es mi corazón quien elige… elijo B.

Este ejemplo, puede hacerse patente en muchos casos, ya sean planteamientos de pareja, laborales, personales… frases como:

  • A él es a quien amo, pero no me conviene…
  • Me gustaría ser cantante, pero a mis padres no les gusta…
  • Necesito cambiar de trabajo, pero mira cómo está la situación…
  • Necesito un cambio de vida, pero a mi pareja no le va a gustar…
  • No soy feliz, pero ¿quién lo es…?
  • Fíjate, yo no me puedo quejar…

¿Por qué se plantea este conflicto?

Cuando mente, corazón y conciencia, coinciden, con la misma respuesta, no existe conflicto; quiere decir que nuestros actos corresponden con nuestros pensamientos, valores, y emociones.

¿Y en caso contrario? ¿Qué prevalece, ante respuestas diferentes?

Ahí, ante esta duda, es cuando podemos plantear un momento de reflexión y preguntas del tipo:

  • ¿por qué? o quizás mejor, ¿para qué ha llegado esta situación a mi vida?
  • ¿Si tengo varias respuestas… es que acaso, tengo la oportunidad de elegir entre ellas?
  • ¿Quizás sea un modo de avisarme de que hay algo que pueda o deba cambiar en mi vida?
  • ¿Quién toma la decisión?
  • ¿Qué cambios provocan cada una de ellas, en mí, en mi entorno, en mi evolución, en mi vida personal?

Cada uno necesitamos planteamientos diferentes, ante situaciones diferentes.

De ahí la importancia de la diversidad.

Podemos decir que las situaciones realmente son neutras, lo que las hace diferentes,  es la forma en que yo me identifico con ellas.

Un ejemplo muy básico:

  • Situación: Hacer Puenting
  • Persona con vértigo a las alturas: Situación identificada como Negativa
  • Persona que practica Puenting habitualmente: Seguro es una situación que nos recomienda a todos, por lo tanto identificada como Positiva

 Las situaciones cotidianas me permiten:  

  • Vivir activamente: explorar, identificarme, comunicarme, desarrollarme, aprender, emocionarme, divertirme, reír, llorar, enfadarme, evolucionar, crecer como persona y desplegar todas las habilidades y talentos de que dispongo.
  • Vivir pasivamente, cuando actúo así, no me implico en mi vida, en mi entorno, más que lo necesario, vivo en modo subsistencia, mi comunicación es pobre, mis expectativas de crecer, disminuyen o se mantienen.

Existen momentos en la vida en los que me lo puedo permitir, pero en otras ocasiones no. Mira un ejemplo: El cuento de los papás y el bebé.

Imagina a unos padres, que no quisieran que su hijo creciera, para que fuera siempre bebé. Muchas veces lo he escuchado, ¡Qué pena que crezcan tan pronto!

Sin darnos cuenta, como adultos, tenemos la capacidad y la responsabilidad de interferir en este crecimiento; Sin una adecuada alimentación, nuestro bebé, no va a crecer lo suficiente, sin una adecuada educación, su intelecto, su comunicación, su desarrollo emocional, van a quedar expuestos a todas aquellas personas que cuidan de nosotros y en las que el bebé confía.

La responsabilidad de la elección, que adquieren unos padres hacia su hijo, es el más maravilloso acto de amor incondicional, y a cambio, el hijo es un ser que deposita toda su confianza, todo su amor, toda su vida en respuesta, a ese amor incondicional.

El acto de confiar es un acto de amor incondicional,

que permite la comunicación en equilibrio entre dos o más seres.

Cuando la confianza se rompe, surgen dudas o indicios que así lo prueban, significa que la relación no está en equilibrio, por lo tanto, no podemos esperar actos en equilibrio en relaciones de desconfianza.

El amor necesita el equilibrio y la igualdad entre seres.

El acto del discernimiento es un acto de amor hacia uno mismo. Cuando mis acciones, no corresponden a mis pensamientos y mis emociones, podemos encontrarnos ante un momento de conflicto de conciencia.

Ahí es cuando cobra protagonismo el discernimiento evolutivo, ¿Qué elijo ante una situación de conflicto?

El discernimiento se prueba y aplica de diferentes formas:

  • El discernimiento en los textos que leo.
  • El discernimiento en las palabras que oigo.
  • El discernimiento en las imágenes que veo.
  • El discernimiento en los conflictos en los que participo.
  • El discernimiento en la exposición de mis ideas.
  • El discernimiento en mis situaciones cotidianas.
  • El discernimiento en las palabras que digo.
  • El discernimiento en textos que escribo.
  • El discernimiento en mi modo de actuar.
  • El discernimiento en mi modo de vivir.
  • El discernimiento en las personas que me rodean.
  • El discernimiento de mi conciencia.

Como seres sociales, todos influimos en los demás, no cabe duda de que somos espejos los unos de los otros.

Aquello con lo que nos identificamos, nos genera emociones, calificadas bien como positivas o bien como negativas, según los casos. Aquello con lo que no nos identificamos, lo calificamos como indiferente.

Cuando necesito discernir, es porque necesito elegir.

Una situación, no me ha resultado indiferente.

Permite que te plantee varias cuestiones respecto al discernimiento. Todos usamos diferentes herramientas para corroborar nuestro discernimiento y para cada cual es diferente.

  • Nuestro cuerpo. Reacciones físicas,ante situaciones cotidianas, ¡Acaba de recorrerme un escalofrío!…, ¡se me acaba de erizar el vello o ¡tengo la carne de gallina!,…¡Se me acaban de poner los pelos de punta!… ¡Qué dolor de cabeza de repente!,… dolores de espalda, presión en el pecho,… sensación de ahogo… enfermedades nuevas…
  • La mente, nuestro intelecto. Hay frases muy curiosas como: Ante una determinada situación, exclamar: ¡Es que no me cabe en la cabeza!, ¡lo sé!, o ¡no lo sé!
  • Las emociones. Expresiones como: ¡siento!, ¡Me emociono un montón al verte!, ¡Me gusta! o ¡No me gusta nada!
  • Nuestro corazón. Frases muy bonitas son, ¡He tenido una corazonada!, ¡ha sido un flechazo!, el corazón no miente…
  • NUESTRA CONCIENCIA. NUESTRO SER. Nuestro Ser representa el equilibrio en laforma mental, la emocional, y la corporal, quizá sea etérico, pero más contundente, sea asoma a la verdad de nuestro interior. Frases como: ¡No sé por qué, pero es como si te conociera de toda la vida!…, ¡Algo en mi interior me dice que es así!…, No me digas por qué, pero sé que lo tengo que hacer… podemos llamarlo DISCERNIMIENTO EVOLUTIVO.

Para saber más sobre el discernimiento evolutivo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *