Salgamos a la calle. Que la conciencia se manifieste en todos los lugares que cada cual debe ocupar.

Vuelvo a reeditar esta entrada, pues me parece que hoy es más importante que nunca. Vivimos en la actualidad un gran momento a nivel social, político y de conciencia. Manifestemos quienes somos sin rodeos para que la conciencia tome la calle y los lugares en los que debemos estar cada cual, se llenen de paz, de armonía y de equilibrio, justicia e igualdad. 

“Nuestra dignidad personal, mantenernos en nuestro centro y Ser como somos, viviendo en conciencia y justicia, permite nuestra dignidad social”. 

Salgamos a la calle, seamos como tenemos que ser, sin miedos, sin excusas, sin más que aguantar, no nos vamos a dejar amedrentar.

Basta ya de incordios estúpidos teniendo a las masas calladas por temor al qué pasará, ¿qué más puede pasar? ¿Que nos maten? Ya estamos muertos en vida, por lo tanto ¿qué podemos lograr? Vivir con dignidad, dignidad que no todos conocen, ya es hora de enseñar lo que es amar. Amarse a uno mismo, con fidelidad, no soportando que te mordisqueen a cachos hasta que no puedas más.

Jpeg
Nunca nos pueden quitar lo que somos. Nuestro Ser prevalece y se engrandece ante las dificultades. La verdad aparece.

Salgamos a la calle todos aquellos portadores de la verdad, la VERDAD con mayúsculas, la VERDAD que por tantos tiempos ha estado oculta, taponada cual tapón de champán. Dejemos que salgan las burbujas, que irradien con su gas, el gas de amor de la divinidad.

Unámonos en grupos, salgamos ya de nuestras jaulas mentales, no son más que aparentes límites virtuales, que aquellos que los instauran ahora están viendo ya que caen, se desmoronan.

Ya no hay tiempo para máscaras, ya no hay tiempo para mentiras, la verdad aparece cuando se quitan las cortinas. Cortinas de humo y no de otro material, su fragilidad muestra y su vulnerabilidad se hace evidente.

Ya está bien de agarrarme al clavo ardiendo, que aunque me queme me sigo manteniendo, ¡tonto tú que aguantas, pues del salto que vas a dar, ni tú mismo sabes dónde vas a acabar!.

¡Basta ya de falsedades, ya no se permite vivir en un mundo donde no seamos iguales!, la UNIDAD prevalece, así que cuanto antes des el paso, antes dejas de sostenerte, en un sistema vacío, desintegrado y que se desvanece.

Afronta tus dificultades, día a día, mediante el amor hacia ti mismo y hacia los que contigo están. No permitas que sean otros quienes manejen tu vida a su antojo, pues el corazón se cierra al amor incondicional y es entonces cuando no puedes salir del agujero en donde estás.

Mira la situación con amor, con amor hacia ti mismo, con amor incondicional, con tanto amor hacia ti, que seas capaz de entender que si no te amas primero a ti mismo, difícilmente vas a amar, difícilmente vas a vivir y difícilmente vas a sostener la vida que intentas construir. Digo intentas, pues la vida es, cuando uno es amor, puede vivir, si de lo contrario te cierras, morirás en cada intento, morirás en cada palabra, morirás en cada sonrisa que quieras dedicar a otros, pues tu muerte es interna, tu muerte es en vida, y si estás muerto, ¿qué vida necesitas?

Mira a tu alrededor y sé consciente de cómo es tu vida. Mira a tu alrededor y verás las vidas de los demás también vacías. ¿Qué falta en esta sociedad? O también podrías plantearlo de la siguiente manera ¿Qué sobra en esta sociedad? Lo plantees de una forma o de otra, la conclusión puede ser esta, falta equilibrio, falta armonía, falta amor por la vida, y LA VIDA ERES TÚ.

Sana tu vida, ámate y ama a otros como a ti mismo. Sé consciente de que el otro eres tú y tú eres el otro, pues todos somos UNO y hasta que no admitamos que todos estamos en el mismo barco, no va a haber gente remando, pues lo único que tenemos es montones de capitanes llevando el barco hacia ninguna parte, dejando que el barco quede encallado a la primera de cambio.

Tomemos cada uno las riendas de nuestro barco, dirijamos nuestra vida desde la libertad personal, para lograr la libertad de conjunto. Mientras unos acaparen lo de los demás, los demás permitimos que lo hagan.

Tomemos ya nuestro lugar en el mundo, nuestra personalidad está forjada por grandes talentos y habilidades, dones necesarios para nuestra existencia y para poder realizar nuestra misión de vida, llega ya el momento, levantémonos de nuestros asientos y digamos SÍ A LA VIDA, y digamos NO a la injusticia.

¿Qué es justo y qué no lo es? Cada uno conoce qué es justo para sí y también lo que es injusto para él, por lo tanto, lo que no quieras para ti, no se lo des a los demás pues tienes que saber que te lo estarás dando a ti mismo.

Estas son las NUEVAS INSTRUCCIONES PARA EL NUEVO PARADIGMA SOCIAL:

  • HABLAR DE AMOR
  • SER AMOR
  • EXPANDIR AMOR

Así conseguiremos entre todos y para todos una vida mejor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *