Ser Coach Profesional

Se oye hablar cada vez más de Coaching, Coaching Holístico, empresarial, coaching personal, coaching ejecutivo, ontológico, nutricional, deportivo… innumerosas especialidades establecidas y asignadas a una casi todavía profesión desconocida para la gran mayoría.

Como Coach Profesional, he sido consciente de que una de las grandes aptitudes de un buen coach, es el continuo autodescubrimiento personal. Os puedo contar así “en petit comité”, que los primeros que aplicamos el coaching somos nosotros, en nuestros propios procesos, algo que denominamos “autocoaching”.

¿Os parece una paradoja? ¿O no es así?, ¿qué mecánico de coches lleva el suyo propio a otro taller? Aunque como bien se dice, “en casa del herrero, cuchillo de palo”…

Gracias a los años dedicados a esta maravillosa profesión, puedo agradecer la infinidad de momentos interesantes, entrañables, y emocionantes vividos; Cambios ocurridos agradables o no tanto, a la vista de los demás y a la mía propia, que una vez aplicado el filtro de las gafas rosas de actitud positiva, dan como resultado enormes momentos de satisfacción por el aprendizaje que todo mensaje lleva intrínseco.

En mi caso, puedo deciros que el coaching supone para mí, una continua motivación, una cascada de sorpresas y anécdotas que se nos presentan día a día, retos nuevos y antiguos, que comienzan o se reconvierten, retos y proyectos que son cada vez más y más completos y más interesantes… fruto de un objetivo inicial, al que cada vez se añaden numerosas pequeñas metas que nos conducen a caminos por donde transitar.

La actitud positiva nos abre cada vez más puertas, y si somos capaces de afrontar y aceptar aquello que nos depara el otro lado, creedme que podéis, cuanto menos, sorprenderos y hacer que aflore una gran sonrisa o carcajada.

Sinceramente, mi día a d6ía, se ha convertido en una espiral creciente de puertas por abrir, y por cerrar, personas, situaciones para vivir, sincronicidades cuanto menos curiosas, pues nada pasa por azar, todo es fruto de la causalidad y no la casualidad…

En el momento en que aceptas vivir de forma consciente, en el presente y en el ahora, este sencillo hecho, es la tan anhelada llave de la felicidad.

¿Qué mejor felicidad que disfrutar de tu vida?

Me gustaría deciros algo, no estamos acostumbrados a disfrutar de nuestra vida.

Por muy difícil que esta sea, siempre es en el mensaje, donde se encuentra la llave, la salida y la felicidad.

Es necesario ser consciente, de que la situación en la que estoy, es la que necesito para avanzar y evolucionar en mi vida, es mi salida hacia el próximo peaje, es mi próxima pantalla del videojuego de la vida.  

Por lo tanto, ser Coach Profesional, es para mí un reto motivador, ayudar a las personas en su proceso de coaching, a encontrar su propia llave, y con seguridad os digo que TODOS TENEMOS ACCESO A LA LLAVE DE NUESTRA PROPIA FELICIDAD y podemos ayudar a otros a conseguirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *